sábado, octubre 23, 2010


Jamas sentí la corriente del río tan enamorada
del calor de las doce al meridiano
suspendido en caricias tejidas de las marañas
de algunas nubes y un cielo azul.





Germán Diego.

No hay comentarios.: