martes, noviembre 30, 2010

Cada

Cada que abro una ventana entra tu luz
en formas extrañas de alientos rosados
cálidos como testimonios de los esteros
y todas esas playas flotando en tu perfil
escandaloso con profundas letras vivas
llenando todo mi espacio de tu recuerdo
con un fuerte olor a chimenea encendida
madera de pino y oyamel maduro encino
pisa descalza mi sombra de las mañanas
saboreando un café que nace de mis ojos
tostados con almendra y frutas maduras
que claro, se bebe mejor desde tus manos.

Germán Diego.

2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Esto es muuuuuuuy romántico.

Germán Diego dijo...

la MaLquEridA
Lo dices bien, fue buen momento.

Abrazo.