sábado, septiembre 02, 2017

El mundo

Después de una primera década de ajustes y siete años muy locos en cuestión tecnológica este mundo ya no es el mismo, palabras nuevas como ecología y sustentabilidad cada día se clavan mucho más en el inconsciente de muchas personas, en la cultura popular ahora los ídolos de las personas son los super millonarios, deportistas, políticos y socialités, los habitantes de este mundo creen que el teléfono celular es una extensión de su cuerpo y las redes sociales pueden vacunar su soledad y lo aburrido de sus vidas no mirando a los iguales a los ojos, vemos todos los días filósofos hipócritas que Les mientan la madre a otros en el metro pero en las redes sociales escriben "que lindo!" también vemos a personas que muestran fotos de sus hijos, sobrinos y nietos como carne de cañón a pederastas y tratantes de blancas, gente que no entiende la diferencia entre discreción y seguridad de los nuestros.

El bulling antes conocido como carrilla o acoso moral, difamación de honor lo tratan como una problemática social nueva, pensando que los niños, jóvenes y adolescentes son mucho más crueles que sus padres o abuelos, se nos olvida que la maldad humana es parte de nosotros y es nuestra responsabilidad poner a raya a nuestros demonios internos cuando nos sea posible.

Vivimos una época de cambios de todo tipo y entre lo bueno y lo malo trae consecuencias, estamos haciendo muchas cosas mal y con ser ecologistas no le hacemos un favor al planeta, con ser tecnológicos no somos más inteligentes ni poderosos.

Tendríamos que saber diferenciar entre ventajas y consecuencias, entre herramientas y descomponer al planeta, entre redes sociales y una buena plática mirándonos a los ojos cinco minutos.

Germán Diego.

Limbo

Sabiendo de tan poco
Quiero terminar de enterrar tanto

No juegues por jugar
Hazlo cuando estés feliz
Vacía de tu tiempo
Tantas ganas de vivir

Respeta tus ideas
Y respira a tu dios
A tus demonios perdonalos
Y pide perdón

El dolor de los demás
Es un monte sagrado
Que se peregrina inocente
Recuerda toda la historia
Te guste o no
La esperanza ahí está
Y si no la tomas
No la dejes que resbale
En forma de olvido.

Siguen sin llover respuestas
Y todo el sol del zenit cae
Así como vapor ácido
Melancólico y frío
Tanto que quema.

Germán Diego

miércoles, agosto 30, 2017

Mundial

Después de una primera década de ajustes y siete años muy locos en cuestión tecnológica este mundo ya no es el mismo, palabras nuevas como ecología y sustentabilidad cada día se clavan mucho más en el inconsciente de muchas personas, en la cultura popular ahora los ídolos de las personas son los super millonarios, deportistas, políticos y socialités, los habitantes de este mundo creen que el teléfono celular es una extensión de su cuerpo y las redes sociales pueden vacunar su soledad y lo aburrido de sus vidas no mirando a los iguales a los ojos, vemos todos los días filósofos hipócritas que Les mientan la madre a otros en el metro pero en las redes sociales escriben "que lindo!" también vemos a personas que muestran fotos de sus hijos, sobrinos y nietos como carne de cañón a pederastas y tratantes de blancas, gente que no entiende la diferencia entre discreción y seguridad de los nuestros.

El bulling antes conocido como carrilla o acoso moral, difamación de honor lo tratan como una problemática social nueva, pensando que los niños, jóvenes y adolescentes son mucho más crueles que sus padres o abuelos, se nos olvida que la maldad humana es parte de nosotros y es nuestra responsabilidad poner a raya a nuestros demonios internos cuando nos sea posible.

Vivimos una época de cambios de todo tipo y entre lo bueno y lo malo trae consecuencias, estamos haciendo muchas cosas mal y con ser ecologistas no le hacemos un favor al planeta, con ser tecnológicos no somos más inteligentes ni poderosos.

Tendríamos que saber diferenciar entre ventajas y consecuencias, entre herramientas y descomponer al planeta, entre redes sociales y una buena plática mirándonos a los ojos cinco minutos.

Germán Diego.

sábado, junio 24, 2017

Regreso

Tengo sentimientos de pérdida todos los días
Pérdidas que se van con el viento de huracán
Y que no vuelven nunca dejándome vacío
Por eso todos los días me harto de nuevas cosas
Y trato de que sean cosas que me apasionan
Para que cuando se las lleve el viento
Lleven mi esencia y regresen algún día...

Germán Diego
México.

miércoles, marzo 08, 2017

Diario

Hace cuatro años mi papá que es diabético sufrió una cortada con un vidrio, cuando me avisaron y pude venir a la costa acompañado de una de mis hermanas mi papá estaba muy alto de azúcar pero la herida estaba sanando, a los dos días por ignorancia mi hermana le pidió a una media hermana que atendía a su marido que padecía de pie diabético, que cortará la herida de mi para para que sangrara y saliera la infección, cuando llegué de las huertas mi media hermana le estaba cortando la herida que mi papá tenía en el dedo gordo del pie, la navaja no estaba esterilizada y a las 6 horas se le empezó a amoratar el pie al viejo y de ahí se vinieron una serie de sucesos bastante desagradables que nunca pensé que vinieran de mi propia familia...

Ya pasaron los años y dejé de hacer esto, escribir en mi diario por tantos y tantos problemas, ahora mi papá está bien, salvó el pie y hasta el dedo, han sido años complicados, mis hermanos se han alejado y me han difamado con mi propia familia y amigos y ésta situación tan baja y repugnante se ha ido acomodando sola y la vida ha hecho su trabajo.

Dejé este sitio abandonado, ahora las cosas ahí van, difíciles pero con soluciones a cada paso, muchas personas que me leían sé que ya no están, espero y este diario vuelva a ser lo que antes fue o a lo mejor algo mejor, siempre que haces lo correcto viene lo bueno  y yo tengo fe y muchas ganas de que mi vida vuelva con nuevas fuerzas.

Germán Diego.
México. 

viernes, septiembre 09, 2016

Todo

Toda la voz del ocaso se la lleva la noche y no regresa hasta los latidos de la madrugada

La bruma de las sombras desdibuja la pequeña tarde en los espejos sucios de tanta mentira

Se caen las nubes sobre la mañana en forma de lo que más se extraña

Tanto soñar al calor del mediodía con la voz cálida de la bienvenida ciega de cada momento nuevo que se vuelve sabio y loco

Tanto tiempo sin palabras.

Germán Diego
México.