viernes, diciembre 11, 2009

Cuento Navideño ¿O de Reyes?

Mi hermana Sandra
Su vecina y
Tres niños Reyes magos.......

Sandra cada año se aprovecha de las fiestas para hacer negocio yo diría que si le dieran piedras a vender las vendía y a buen precio.

Esa mañana después de la navidad y año nuevo la vecina de enfrente amaneció mas bruja que costumbre, su marido tiene una pequeña maquiladora donde fabrican mamelucos y baberos para bebe y como les va bien pues viven como gente bien pero no lo son simplemente no se midieron en los gastos y estaban esa precisa mañana jodidos de dinero, en cambio Sandra desde Noviembre había tenido la brillante idea de vender aguinaldos de dulces para ayudarse con un poco con los gastos familiares que en aquel entonces estaban un poco apretados con un hijo en la universidad y la enfermedad de su mamá.

La venta había sido generosa y el único detalle fue que le habían sobrado de un total de 500 aguinaldos faltaban por vender 150.

Sandra le propuso a su vecina ir a un tiangüis cercano ese cinco de Enero a vender lo que restaba de los aguinaldos y algunos mamelucos que tenia la vecina, total que terminaron instalándose y como de costumbre mi hermana llevo una táctica digna de ella para la venta de ese día simplemente decidió vender los aguinaldos no al doble sino que a mitad de precio.

Cuando le quedaban aproximadamente 50 aguinaldos por vender se acercaron dos niños el mayor de aproximadamente 10 años de edad y su hermana tal vez dos años menor, preguntaron el precio.

- (Niño) Señora, ¿A como son los dulces?
- (Sandra) Dos bolsitas por 15 pesos.

- (Niña a su hermano) No, no nos alcanza.
- (Niño a su hermana) Solo completamos 11 pesos.
- (Niña a su hermano) Dile que si te puede vender una.......

- (Niño) Señora me puede vender solo una bolsita.
- (Sandra) en un tono desmadroso pero noble le pregunta ¿Que, no te alcanza o que?
- (Niño) No, no me alcanza señora solo tengo 11 pesos.
- (Sandra) Si, no te fijes yo te vendo una bolsita pero dime, esa bolsita es para los dos o para ti solo ¿No le vas a dar a tu hermana? En su clásico tono de desmadre.
- (Niño) No señora, la bolsa de dulces se la vamos a regalar a mi hermanito de tres años solamente que ya le fuimos a comprar sus regalos de día de Reyes y de los 50 pesos que habíamos ahorrado para sus regalos solo nos quedaron 11 pesos.

Los niños le enseñaron lo que traían en una bolsa de plástico eran un carrito usado y dos pelotas también usadas, algunos pequeños juguetes mas que no se alcanzaron a ver pero de igual forma se veían viejos y muy usados.

Sandra la comerciante implacable y luchona madre de familia, le dijo al niño.

- (Sandra) Abre la bolsa y cierren los ojos.

Los niños la miraron con una sonrisa y les volvió a repetir lo mismo, Abre la bolsa y cierren los ojos, los niños lo hicieron y Sandra coloco dentro de la bolsa tres aguinaldos grandes.......

- (Sandra) Ya abran los ojos.

Los niños abrieron los ojos y miraron las bolsas de dulces y de inmediato el niño estiro la mano para pagarle los 11 pesos pero sus caras eran de asombro y alegría.

- (Niño) Señora, tenga.
- (Sandra) No hijo, soy ayudante de los Reyes Magos,.......

Si, mi hermana esa mañana fue ayudante de esos dos Reyes Magos que viajaron toda una niñez para llevarle regalos al niño.......

Ok. Ok, ok. Esto tal vez no quepa en un cuento pero les aseguro que la historia si es real de hace dos años y la vecina de mi hermana regreso llorando a casa, mi hermana simplemente hizo lo correcto y No, esto No es un relato de Mariano Osorio.



Sandra Diego.
2007.

4 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Personas como tu hermana, de buen corazón, es lo que hace falta en este país para sacarlo adelante.


Felicítala de mi parte.


Saludos mil.

Anónimo dijo...

Claro que no cabe en un cuento ...porque lo rebasa.La Bondad es genética.
Adriana

Germán Diego dijo...

la MaLquEridA
pues supongo que todos lo hubiéramos hecho, nada mas que mi sister lo hizo de una forma muy divertida.

Saludos. y mil gracias de su parte.

Germán Diego dijo...

Adriana
Un cuento bondadoso, eso me gusta, gracias por tus palabras.
Saludos.