martes, abril 12, 2011

Escape

Eran las cinco de la mañana el ambiente brumoso sin viento y la base aérea de pie de la cuesta estaba raramente sin tanto movimiento, a lo lejos se veía un helicóptero Panther AS-565 de la marina armada de México que habitualmente se dedican a patrullaje en las costas, en esta ocasión el uso que se le daría a esta aeronave tendría una labor bastante loable y pacifica.

La idea básica era llegar por aire a varias comunidades entre Metlaltónoc y Cochoapa el Grande a doscientos kilómetros al sureste de Chilpancingo Guerrero, el objetivo por parte de un grupo de voluntarios de una asociación civil era llevar medicinas y víveres a esta población que de dicho son las mas pobres del país.

El capitán nos dijo que el trayecto iba ser directo sin escalas y que pasaríamos por un área poco abitada entre la costa chica y Tlapa de Comonfort, nos aseguro un viaje tranquilo y hasta cierto punto rápido........

Eramos seis personas dos trabajadoras sociales, dos médicos un estudiantes de derecho y yo el fotógrafo que de paso ayudaría a las labores en lo que se pudiera, mis amigos y familiares me habían encargado darles a los niños algunos dulces y juguetes pequeños, galletas y libretas con plumas de varios colores.

En punto de las 06:30 am el helicóptero se empezó a elevar para darnos una vista espectacular de la laguna de Coyuca que no desaproveche para tomar algunas buenas fotos de un amanecer por los aires, después viro hacía el parte del puerto de Acapulco para perdernos en la sierra con rumbo al sur este centro, el viaje de no menos de treinta minutos resulto bastante ruidoso y poco comentado, en el primer punto de aterrizaje bajarían una trabajadora social, un medico y el pasante de derecho, el siguiente punto bajaría también una trabajadora social, un medico y el fotógrafo
Llegamos a un área a campo abierto bastante amplia y verde, solo se veían a lo lejos unos pinos y algunos robles grandes pero si distantes, habitual varios caminos rurales en muy mal estado, bajo la primer cuadrilla y el aparato se elevo de nuevo para que a los 5 minutos nos dejara en un lugar un poco mas agreste cerca de un arrollo y justo alado de un camino de terracería en piedra bastante angosto, ahí se suponía nos debería estar esperando un representante de una pequeña comunidad nahuatl llamada huitzlaxtle, lo extraño que no había nadie esperando, valla cuando se bajaron en la primer escala si había varias personas ya esperándolos pero a nosotros nadie, el capitán nos aconsejo que no nos moviéramos de ahí hasta que llegaran los representantes y que ahí mismo nos veríamos en ocho horas.........
Bajamos muy rápido y el helicóptero se elevo imponente con un ruido que se pudo haber escuchado a varios kilómetros de distancia por lo desolado del paraje, la trabajadora social me pregunto mi nombre y me se presento, me llamo Laura y soy del estado de Morelos, el Medico hizo lo propio, era un residente de Acapulco pero de familia rara, padre mexicano y madre gringa, cuando no saludamos me resulto difícil pronunciar el nombre Sean.

Saque la Cámara de su estuche en lo que caminábamos hacia un viejo árbol frondoso, ya eran casi las 7:15 am y se me empezaba a hacer muy extraño que después de ruido de la nave nadie todavía llegara a recibirnos, probé la exposición y la apertura de lente cuando escuchamos un quejido a unos metros de nosotros, vi a tres personas de pie y dos que estaban boca abajo con las manos en la nuca, mi reacción fue instintiva de intentar correr cuando alguien con voz fuerte pero serena me dijo

- Si corres cabrón aquí te mueres.
nunca había sentido tanto miedo en mi vida empece a temblar pero me saque de control cuando vi a la trabajadora social en crisis y el medico por instinto auxiliandola, al mismo tiempo que nos encañonaban tanto de la cabeza como de la espalda, ahí el trato fue bastante mas directo, o se calman o se mueren.
El representante de la comunidad boca abajo les susurraba, viene un medico a curar a nuestra gente y una señorita para ver que nos hace falta, no vienen a guerrear, nos viene a ayudar.
el que lideraba a los armados pregunto:
- ¿Quien es el medico?
Sean alzo la mano y dijo
-Traigo algunas vacunas y anti-virales.
la siguiente pregunta fue.
- Y supongo que usted es la señorita.
-- Sí, soy trabajadora social y vengo a hacer un pequeño censo pero también a entregar algunas cosa que manda la comunidad.
El tipo bastante molesto me pregunto directamente.
-¿Y entonces tu quien chingados eres?
Le respondí con el miedo hasta la nuca, soy fotógrafo y vengo a documentar los hechos de ellos para con la comunidad...

Sentí varios golpes con cachas de una vieja Smith & wesson en mis costillas al momento de que nos obligaban a caminar hacia el bosque y la maleza, fue casi una hora de camino agreste y a una velocidad bastante constante, nunca me puse a pensar si estas personas armadas eran guerrilleros, narcos, asaltantes, secuestradores, no, finalmente llegamos a un poblado semi vacío con algunas casas de adobe y teja, sin luz pero con varios automóviles todo terreno, al voltear a la caravana me percate de que el doctor no venia con nosotros o tal vez se quedaría rezagado.
Juro que nunca hubiera hecho la pendejada que hice, corrí como 20 metros a sabiendas de que no me dispararían por el ruido que eso haría, los disparos los sentía rozándome el cuerpo, pero seguí corriendo con tanto miedo que todavía me tiemblan los dientes, aproximadamente a los doscientos metros sentí un impacto en mi rostro y solo se que desperté de pie adentro de una casa donde a la trabajadora social la tenían sentada en un banco de madera muy rustica y al parecer sometida a un intenso interrogatorio, a mi me detenían dos tipos mas pequeños de estatura que yo al mismo tiempo que uno de ellos me decía, cometiste tu ultima pendejada, ya recibí la orden, te vas a morir, lo mire directo a los ojos con esa rabia que seguro todos los sentenciados a muerte tenemos y con los ojos le dije, "cuando quieras"

Me puso su arma cerca del corazón una Luger P08 calibre 22 y con una sonrisa cínica y burlona disparo, yo sentí un golpe en la nuca ta vez producto del mismo impacto y de mi rebote con la pared y caí lentamente, nunca imagine morir así, y mientras caía lentamente escuchaba risas..........


Continuara...........


Germán Diego




2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

¿Esto es verdad o ficción?.

Germán Diego dijo...

Hola, 50% y 50%

Algo de novela y de realidad.

Muchos saludos.

Pdt; viene segunda parte.